ECD

«EGIPTOLOGÍA CIENTÍFICA Y DIVULGATIVA»

ECD

 



 

Formación del concepto de musica del Egipto antiguo

 

por Agustín Barahona Juan

 



[El presente documento es sólamente un pequeño extracto del artículo "Aproximación al concepto de música del Egipto antiguo" publicado en: Arte y sociedad del Egipto antiguo, Ed. Encuentro, Madrid 2000, edición preparada por Miguel Ángel Molinero Polo y Domingo Sola Antequera (coordinadores)]


Introducción

Isis agitando un sistro y sosteniendo un menat tras un sacerdote (58031 bytes)

A pesar de lo que pudiera parecer, la idea de música no es universal (Isis agitando el sistro y sosteniendo un menat tras un sacerdote, Templo de Sety I en Abydos)

No existe una definición universal de música, tal como podríamos suponer en un primer acercamiento. Para que los lexicógrafos pudieran hallar una fórmula que permitiese integrar al mismo tiempo en la entrada música lo que de universal ésta pudiera suponer o contener, así como las principales acepciones estables que podrían darnos una imagen del perfil global de la idea, habría que integrar en la definición tantos significados como articulaciones tiene el fenómeno, lo que hace el problema verdaderamente complejo. El concepto de música cambia sincrónica y diacrónicamente. En los momentos en que este artículo se escribe, conviven en el planeta formas y conceptos de música de clasificación occidental tan variopinta y heterogénea que van desde tribal a circense, pasando por infantil, clásica, improvisadora, etc. A esto hemos de añadir el problema de la casi inevitable asociación a nuestros propios patrones musicales a la hora de establecer juicios. En las pocas ocasiones en que se ha abordado desde la perspectiva egiptológica el tema de la música en el Egipto antiguo pareciera que, salvo honrosas y notables excepciones, se hubiera hecho a partir de posiciones apriorísticas y arquetípicas. Por la dificultad que supone, son muy pocos los trabajos que han intentado estudiar el concepto musical del Egipto antiguo en sí mismo, tal como podía haber sido concebido por el egipcio a lo largo de su historia. A pesar de ello, y avisados de la complejidad de la problemática, intentaremos en este pequeño artículo aportar algunas ideas generales para facilitar al lector ese acercamiento al modo de entender el fenómeno musical que tenían los habitantes del viejo país de las pirámides.

Las categoría 'música'

El punto de vista aristotélico consideraba que un concepto implicaba sólo una determinada clase de cosas junto con las propiedades que se requerían para que éstas pudieran pertenecer a dicha categoría. Aquí, todos los árboles eran igual de árboles, todas las aves igual de aves, esto es, todos los miembros de una categoría tenían el mismo estatuto de miembro. Según esto, los términos que entraban a formar parte del concepto de música en el Egipto antiguo debían haber indicado todos el mismo grado y estatus de la idea. Hallar esas propiedades homologantes y definitorias para un concepto dado a veces puede parecer tarea imposible, pues su elaboración depende de valores mentales y culturales que preexisten en el ser humano. ¿Cómo conseguir llegar a una definición satisfactoria de "música" para esta antigua civilización si a nosotros mismos nos cuesta poder hacerlo para nuestro propio concepto?

Cuatro palabras que refieren la música en antiguo egipcio

Cuando un egipcio hablaba de música fuera de un contexto musical ¿cuál de estas cuatro palabras utilizaba?

A esta dificultad hay que añadir que el recién mencionado estatuto de miembro homogéneo no es real, pues no todos los componentes de una categoría la representan por igual ya que unos son más típicos que otros y esta tipicalidad varía además dependiendo del grupo social. Esto es, ¿representa igual de bien la categoría instrumentos una flauta que una ocarina o una es más representativa que la otra?, ¿esto es así en todas las culturas? ¿Era más música o más musical lo asociado con palabras egipcias como ihy o jenet, ambas traducidas en diversos contextos como música, o lo asociado a términos como shemaa o hesi, ambos traducidos como cantante? ¿Por qué los egipcios utilizaban el jeroglífico de un brazo para representar determinadas ideas musicales relacionadas con el canto y no, por ejemplo, una cabeza con la boca abierta? o ¿por qué era más representativo de la música el sonajero llamado sistro en vez del menat o el arpa, por ejemplo? ¿tenía el citado signo del brazo el mismo grado de representatividad en todos los momentos y lugares de la cultura egipcia?

El prototipo musical

Cantante y flautista de la tumba de Kaemremet (58031 bytes)

El signo más prototípico del modo de canto egipcio era el brazo (foto: tumba de Kaemremet, Gliptoteca Ny Carlsberg)

Este ejemplar perfectamente representativo, denominado prototipo, al principio era concebido como el ejemplar idóneo de una categoría para un determinado grupo humano. El prototipo sería referencia o centro de la categoría y cada componente de ésta tendría distinto grado de proximidad al prototipo. Al principio se pensaba que esta diversa proximidad al prototipo dependería de lo frecuentes que fueran el uso o la asignación de determinado término; pero después se comprendió que esto no era necesariamente así. En la propia experiencia diaria de los antiguos egipcios, los miembros prototípicos de la categoría música se habrían podido distinguir porque: les eran más fáciles de categorizar como música en comparación con los miembros que ellos no consideraban tan representativos; eran los que primero aprendían los niños egipcios para hablar de un hecho musical; servían de punto de referencia cognitiva para hablar de música entre los miembros de esa cultura; y aparecerían mencionados generalmente en primer lugar al enumerar los elementos musicales [1] ante una petición espontánea.

Dentro de la categoría música existiría para el antiguo egipcio un orden jerárquico de tres niveles, uno supraordinado, otro básico y otro subordinado. De éstos, el nivel básico –el más informativo, pues contendría un mayor número de atributos musicales comunes [2]– poseería características prioritarias en tres planos: perceptivo, funcional y comunicativo. Las características perceptivas vendrían a través de la sensación de una forma global similar, como la representación por medio de una simple imagen mental de toda la categoría música, y de una identificación rápida, que sería el caso de los taxogramas elegidos para representar la clase de objetos musicales. Las características funcionales vendrían establecidas por medio de un programa motor general similar, esto es, en el caso de los sistros, por ejemplo, podría ser la sensación de "agitar algo" que en el hablante egipcio se formaba. Finalmente, las propiedades comunicativas se percibirían en la selección que el egipcio habría hecho de palabras que, por una parte, serían las más cortas y habituales, utilizadas para referir la música fuera de contexto, y por otra, serían las que primero aprendían los niños y las primeras que habrían entrado en el léxico de la lengua egipcia en una determinada época [3]. Todas estas consideraciones deberán ser tenidas en cuenta en futuros estudios sobre los conceptos a través del repertorio jeroglífico egipcio. Un ejemplo de los niveles generales sería::

Supraordinado

Deidad

Música

Instrumento

Oficio 

Ceremonia

Básico

Hathor

Canción

Tambor

Cantante

Procesión

Subordinado

Hathor de Dendera

Himno a Ra

Kem-Kem

Shem‘ayt

La Bella Reunión

El que para el antiguo egipcio hubiera unas cosas que fueran más música que otras, en diversos grados de proximidad a su prototipo musical, no quiere decir que los límites de la categoría música fueran para ellos siempre difíciles de establecer, borrosos o indefinidos [4], debido a una gradación virtualmente infinita. Otro problema que hay que tener en cuenta es que siempre pueden existir "cosas" que no han de ser necesariamente representadas por palabras, lo que no implica que esas cosas por ello hayan de ser borrosas en sus fronteras. No hay que olvidar que lo borroso o indefinido también puede provenir del desfase entre la realidad, que puede ser continua, y las categorías, que son discontinuas [5].

Referentes musicales compartidos

Desde la actual perspectiva lingüística, el prototipo de música para el antiguo egipcio no habría sido la causa de su categoría música sino sólo un efecto más de ésta. Actualmente se habla de diversos grados de prototipicidad musical más que de prototipo musical [6]. El grado de representatividad musical que un determinado ente tuviera para el antiguo egipcio, según estas nuevas corrientes, no sería ya igual al grado de pertenencia a su categoría. Esto es, mientras que antes cuanto más representativo del concepto de música fuera un ente más pertenecería a la categoría, ahora ya no se concibe que esto haya de ser necesariamente así. Y todo ello, porque actualmente es la idea de aire de familia [7] la que vincularía a los miembros de una misma categoría , como después explicaremos. Ahora es la distribución de la categoría, el modo en que se reparte, lo que debe justificar el efecto prototípico. Ese es el motivo por el que elementos aparentemente muy diferentes de nuestro concepto de música y a la vez altamente disparejos entre ellos mismos pueden constituir la familia de palabras que expresan la idea de música en el Egipto antiguo.

Arpa. Museo del Louvre (3300 bytes)

Para el antiguo egipcio el sistro, instrumento hathórico por excelencia, era por tanto más prototípico que el arpa.

Sistro sejem (9519 bytes)

Hoy pensamos que las categorías no poseen una esencia común sino, más específicamente, una estructura de parecido familiar donde los miembros pueden compartir propiedades y ninguna de ellas ser obligatoriamente necesaria o suficiente para determinar la pertenencia a la categoría. Por ejemplo, la idea de lo agradable puede estar presente en algunas de las palabras que implican música para el antiguo egipcio pero, sin embargo, otras no contenerla en absoluto y estar relacionadas con lo periódico. A su vez, puede haber unas terceras que no tengan que ver nada con éstas y sí con la idea de movimiento y que sólo estén presentes en algunas de las palabras que conformaban alguno de los grupos recién mencionados. Lo agradable, lo periódico, lo motriz, serían ideas constituyentes de la categoría música; cada una de ellas tendría su propio prototipo y cada uno de ellos tendría distinto grado de representatividad o prototipicidad para la mente del antiguo egipcio dentro de su idea de música. Esto implicaría que no se requeriría de un único prototipo referencial con el que todos los miembros de la categoría egipcia para música tuvieran al menos un rasgo en común, una especie de arquetipo, sino que habría bastado con que del conjunto de semejanzas que constituía para el egipcio este aire de familia (por ejemplo: agrado, periodicidad, motricidad, comunicabilidad, transmisividad, etc.)  compartieran algunas, de dos en dos, los miembros. En la categoría egipcia para música los elementos se vinculan, por tanto, de forma lateral, no central. Esta vinculación sólo puede comprenderse al tener en cuenta toda la secuencia o cadena de elementos concebidos como musicales por el antiguo egipcio. Con esta teoría pasamos de una concepción monorreferencial de la categoría egipcia "música" a una concepción multirreferencial [8], de una versión monosémica a una polisémica. Esta teoría nos permitiría comprender por qué compartirían la misma categoría música componentes tan aparentemente disímiles y elementos que nosotros no incluiríamos nunca en tal grupo.

Conclusiones

Lo que vincula a los miembros de la categoría egipcia música no son las propiedades musicales que concebían los egipcios sino los tipos de referentes musicales que ellos poseían, los tipos de empleos o de usos distintos. Una misma palabra puede emplearse para tipos de referentes que son diferentes [9]. Por poner un ejemplo no musical, en la lengua australiana dyrbal el término bayi agrupa: “Los seres humanos de sexo masculino, los canguros, las zarigüeyas, los murciélagos, la mayor parte de las serpientes, la mayor parte de los peces, algunos pájaros, la mayor parte de los insectos, la luna, las tempestades, el arco iris, los bumerangs, algunas jabalinas, etc. [10]” Ni el modelo clásico de las condiciones necesarias y suficientes, ni un único prototipo originador podrían dar cuenta de este conjunto multirreferencial de elementos, es decir, explicar por qué están vinculados a un mismo término bayi. Al poder prescindir del lastre de las propiedades de los elementos compartidas, la nueva versión lingüística de los prototipos puede manejar, gracias al encadenamiento de aire de familia, referentes tan disímiles [11].

Por tanto, a la luz de las nuevas corrientes de pensamiento lingüístico, es lógico pensar que el criterio de los hablantes egipcios ya no sea absolutamente decisivo, lo que, obviamente, favorece la investigación para el Egipto antiguo. Los resultados del prototipo egipcio para música quedan así vinculados con procesos metonímicos [12]. En efecto, el antiguo egipcio tomaba una de las cualidades o referentes de un componente cualquiera de su categoría música y se lo aplicaba a otro de los posibles componentes quedando así este último incluido automáticamente en la categoría. El prototipo egipcio de música o de lo musical no sería ya el ejemplar más idóneo reconocido presuntamente por los antiguos egipcios [13], sino que la noción de este prototipo sería un fenómeno de superficie que tomaba formas diferentes según el modelo de la categoría egipcia para música que lo creaba [14].

No obstante, en la organización del concepto egipcio de música el conocimiento previo que tenían los egipcios sobre ésta es más importante que la prototipicidad musical. Por ello, es absolutamente necesario realizar este tipo de estudios teniendo en cuenta la cultura faraónica que rodea y genera el fenómeno de la formación de la idea de música. Los conceptos, en suma, son fruto de la interacción de la mente humana con el mundo, siempre dispuesta tanto a descubrir en él estructuras como a imponérselas


NOTAS

[1] Kleiber, G., La Semántica de los prototipos, Visor Libros, Madrid 1995,  57.

[2] "Animal" (nivel supraordinado) ofrece menos información que "perro" (nivel básico), mientras que "boxer" (nivel subordinado) ofrece un aumento de información complementaria pero a costa de una mayor "carga mental de clasificación" (Kleiber, Op. Cit.  85).

[3] Kleiber, Op. Cit.  84.

[4] Los test psicológicos establecen que los números impares del 1 al 9 constituyen idóneos representantes del concepto de número impar. Esta prototipicidad, sin embargo, no implica que los límites del concepto sean borrosos; el concepto posee una definición muy precisa ("número no divisible por dos") lo cual proporciona una aplicabilidad referencial desprovista de toda fluctuación (Kleiber, Op. Cit.  136)

[5] Kleiber, Op. Cit.  137-8.

[6] Kleiber, Op. Cit.  144.

[7] Wittgenstein, L., Philosophical Investigations, The McMillan Co., N.Y. 1953.

[8] Kleiber, Op. Cit.  154.

[9] Kleiber, Op. Cit.  155.

[10] Kleiber, Op. Cit.  156-7.

[11] G. Lakoff considera que este agrupamiento no es arbitrario, cada miembro está relacionado, al menos, con otro mediante una propiedad común. Si la luna, por ejemplo, está en la categoría de bayi, es porque comparte un rasgo común con los hombres; en los mitos aparece como el marido, mientras que el sol es la esposa (...) La presencia de los aparejos de pesca en bayi se explica por su relación asociativa con los peces, forman parte del mismo ámbito de experiencia que los peces. La categoría compleja bayi se encuentra de esta manera estructurada por una serie de encadenamientos que parte de los miembros primarios (o centrales), en este caso, los hombres y los animales están unidos a otros miembros, que a la vez se unen a otros y así sucesivamente (Kleiber, Op. Cit.  157).

[12] G. Lakoff distingue siete tipos diferentes de prototipos, que corresponden a una metonimia categorial diferente: ejemplares típicos, estereotipos sociales, ideales, parangones, generadores, submodelos y ejemplares prioritarios (En Kleiber, Op. Cit.  161).

[13] Kleiber, Op. Cit.  164.

[14] Para mayor información remitimos al lector al artículo original completo: "Aproximación al concepto de música del Egipto antiguo" publicado en: Arte y sociedad el Egipto antiguo, Ed. Encuentro, Madrid 2000, edición preparada por Miguel Ángel Molinero Polo y Domingo Sola Antequera (coordinadores). Igualmente, en nuestro artículo  "Two lexicological notes to music concept in ancient Egypt"en Trabajos de Egiptología, 1, Editado por C. Sevilla Cueva, M. A. Molinero Polo, J.R. Pérez-Accino, A. Pérez Largacha (en prensa), del que pondremos a disposición del público una traducción al español en el Boletín de Investigación Egiptológica ISIS en este año, hemos realizado un pequeño estudio  sobre dos de los términos que representaban para el egipcio antiguo su concepto de música .

Vuelta a la Página de Artículos Vuelta al Boletín ISIS

© Del artículo: El autor del mismo. Todos los derechos de copia o reproducción están reservados.

© De la página y la presente edición: Agustín Barahona Juan 1999 - 2003. Todos los derechos de copia o reproducción están reservados. Copyright